UGT valora la apuesta de la OCDE por prolongar las medidas de protección del empleo hasta el fin de la crisis

Versión para impresiónVersión para impresión

La OCDE y la Comisón Europea presentan hoy sus previsiones


Destaca el cambio de enfoque que ha realizado la OCDE sobre la salida de la crisis y el aval a la estrategia de no dejar a nadie atrás y proteger a los más desfavorecidos

Valora que la OCDE considere las medidas adoptadas en España durante la crisis y coincide con lo plasmado por los interlocutores sociales en el último acuerdo para la reactivación económica y el empleo de extender las medidas protectoras que se adapten a la nueva situación cuando la crisis pase.

Insiste, con respecto a las previsiones de verano de la Comisión Europea, en que es necesario un fondo de recuperación europeo suficientemente dotado, basado en trasferencias y sin condiciones.

Hoy la OCDE y la Comisión Europea han hecho públicas sendas previsiones y, en el caso de la OCDE, ha publicado sus Perspectivas de empleo para el año 2020. Se trata de un documento en el que se habla en profundidad de dos o tres temas específicos en torno al empleo, en el contexto de la organización y luego se incorpora una breve ficha de análisis por país con algunos mensajes sobre los temas más relevantes en cada caso.

En esta edición, la respuesta de los diferentes aspectos del empleo a la circunstancia de la COVID-19 ocupa un lugar destacado. La OCDE valora como positivas y adecuadas las medidas especiales que han tomado los países en aras de preservar el empleo como ampliar los ERTEs y análogos, mejorar el acceso a la prestación por desempleo, ampliar los colectivos que tienen acceso a éstas, incluyendo los trabajadores precarios, ampliar el acceso y la cobertura de las bajas por enfermedad, etc.

Se menciona específicamente que debe adoptarse una estrategia que se mantenga durante el tiempo necesario y que no deje a nadie atrás ya que, una vez más, los segmentos más desfavorecidos del mercado laboral -trabajadores precarios, jóvenes, mujeres y trabajadores con bajos ingresos- han sido los que la han sufrido con mayor intensidad.

Es destacable el cambio de enfoque la OCDE sobre los trabajadores no estándar, o precarios, que han pasado de ser un colectivo incluso considerado como de pertenencia voluntaria, a poner de manifiesto la dificultad que tienen para acceder a las prestaciones del estado de bienestar, o su mayor probabilidad de caer en la pobreza.

El organismo apuesta con claridad por una concepción expansiva, protectora y tan extensa en el tiempo como sea preciso, de las medidas protectoras, mientras se prolongue la situación de crisis. Especialmente teniendo en cuenta que mientras no exista vacuna, los riesgos siguen permaneciendo. No obstante, aboga también porque, a medida que las emergencias remitan, las medidas se adapten a la nueva situación, a través de aperturas sectoriales parciales, y la revisión de algunas de las medidas extraordinarias que se hayan podido producir. El funcionamiento de los mercados de trabajo conforme con los fundamentales económicos debe recuperarse cuando las circunstancias lo permitan.

Valora el esfuerzo realizado por España y el papel de los agentes sociales

La OCDE pone de manifiesto el esfuerzo de protección social sin precedentes realizado en España, enumerando y valorando las medidas más destacadas tomadas durante la crisis. Hace también una mención sobre equilibrar el esfuerzo entre la necesaria protección social y la necesaria reestructuración futura de la economía, reconociendo que en la actualidad un 18% del empleo está bajo alguna medida de protección.

En un sentido más de corto plazo, llega a mencionar que la condicionalidad para acceder a los ERTEs por parte de las empresas debe revisarse a medida que la actividad se recupera.

En opinión de UGT, la OCDE da amplia cobertura a las medidas de impulso y protección adoptadas durante la crisis, y cabe destacar que en varias ocasiones valora incluso el papel de los agentes sociales, tanto en la emergencia sanitaria como el que puedan tener en el proceso de reconstrucción. Por otra parte, equilibrar entre el tiempo necesario de extender las medidas protectoras pero que las empresas no accedan a ERTEs de modo indebido, o que no hagan un uso inadecuado de ellos, es un mensaje que los agentes sociales españoles han plasmado en el último acuerdo por la reactivación económica y el empleo.

Previsiones de verano de la Comisión Europea

Hoy también se han publicado las previsiones de verano de la Comisión Europea que incorporan la información adicional disponible de gran parte del segundo trimestre del año, donde se produjo el grueso de las medidas de confinamiento. El resultado es un empeoramiento del anterior marco de previsiones, que solo contaba con datos hasta abril, mientras que este incorpora hasta el 24 de julio.

La previsión de crecimiento en 2020 para la Euro área se revisa a la baja un punto, hasta el 8,7% negativo, rebotando hasta el 6,1% -cifra dos décimas menos que en primavera- el año que viene y, en el caso de España la previsión de crecimiento para 2020 se deteriora 1,5 puntos hasta un 10,9% negativo, rebotando hasta el 7,1% en 2021, una décima más que el cuadro anterior.

Se trata de una revisión eminentemente técnica, sin que la valoración política del escenario cambie.  UGT sigue apostando por un fondo de recuperación europeo suficientemente dotado, basado en trasferencias, sin condicionalidad, que venga aparejado de unas mayores medidas futuras de integración económica y fiscal, con un presupuesto comunitario y unas instituciones suficientes para hacer políticas anticíclicas eficaces.