UGT valora el acuerdo de la Conferencia interministerial, pero lamenta que no se posibilite la plena presencialidad

Versión para impresiónVersión para impresión

El Sector de Enseñanza de FeSP-UGT valora que en la reunión de la Conferencia Interministerial de Educación y Sanidad celebrada hoy en Madrid se haya alcanzado un acuerdo en los aspectos higiénico-sanitarios que deben ser prioritarios para abordar el próximo curso 2020/21, entre los que destacan fundamentalmente medidas como el uso obligatorio de mascarillas desde los seis años; el apoyo educativo a menores con necesidades especiales o de familias socialmente vulnerables; la reducción de la permanencia en el centro del personal del mismo al tiempo imprescindible, pudiéndose realizar de manera telemática las actividades no lectivas; la higiene de manos y ventilación y limpieza de los centros, o la dispensa de asistir al centro de personas sintomáticas, sean alumnos/as o trabajadores/as.

No obstante lo anterior, y teniendo en cuenta la apuesta decidida de las Administraciones educativas, incluido el Ministerio de Educación y Formación Profesional por la educación presencial, que, a juicio de UGT, no debería circunscribirse solamente hasta 2º de la ESO, sino a todas las etapas y niveles de la enseñanza de niveles no universitarios, lamentamos que no haya habido un acuerdo que posibilite la presencialidad al 100%.

A nuestro juicio, este acuerdo debería conllevar la bajada de las ratios, el aumento de las plantillas de los centros educativos, la habilitación de espacios que permitan desdoblar grupos y, por tanto, una mayor inversión educativa.

Hasta el momento, se han comprometido 1.600 millones de euros destinados a la enseñanza obligatoria, que ni siquiera tienen carácter finalista y que muchas CCAA no han explicado cómo y en qué se van a gastar. Desde UGT reclamamos que las CCAA también incrementen las partidas destinadas a Educación y que de los fondos provenientes de la UE se destine presupuesto para reforzar nuestro sistema educativo.

Con respecto a la figura referente de la covid-19 en los centros educativos, seguimos demandando que sea personal sanitario el que desempeñe estas funciones. Reclamamos, asimismo, un tratamiento específico para el personal de los centros que pertenezca a los colectivos vulnerables por motivos de edad o de salud, arbitrando para este colectivo un sistema de teletrabajo, cuyas condiciones deben ser negociadas.

Por último, sería deseable que en estos días y antes de la celebración de la Conferencia de Presidentes, se trabajase en estos temas y los posibles acuerdos se extendieran más allá de ámbito sanitario.


Accede a la noticia completa de FeSP-UGT