UGT se moviliza en repulsa por el asesinato de población civil palestina

Versión para impresiónVersión para impresión

​La Unión General de Trabajadores participó ayer en las manifestaciones que se celebraron en diversas ciudades del país, como Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao en repugna del asesinato de, al menos, 60 personas en Gaza a manos del ejército israelí durante el día de ayer, que se suman a las 114 personas que han perdido la vida y más de 10.000 heridos en la Franja de Gaza desde el inicio de un movimiento de protesta multitudinario por el derecho al retorno de los refugiados, el 30 de marzo.

Un minuto de silencio en el Parlament de Catalunya, una pancarta en la fachada del Ayuntament de Valencia o una enorme bandera palestina desplegada durante la concentración frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid han servido para denunciar la cruel represión del ejército israelí contra las personas que se manifestaban en la Gran Marcha de Retorno a Gaza.

La irresponsable y peligrosa decisión del presidente de los Estados Unidos de reconocer, en contra de las resoluciones de Naciones Unidas y del consenso internacional, la capitalidad de Jerusalén, y la decisión de traslado de la embajada en la víspera de la celebración del día de luto palestino de la Nakba ha teñido de sangre Gaza en el 70º aniversario de la creación del Estado de Israel.

Para los palestinos, la Nakba es un día de luto nacional en el que se recuerda la expulsión de más de 800.000 personas de sus hogares, la usurpación de su tierra, el exilio y la destrucción de más de 500 poblaciones y aldeas palestinas desde 1948.

Los seis millones de refugiados palestinos que hoy se encuentran exiliados en 58 campos de refugiados en Líbano, Siria, Jordania, en Cisjordania y la Franja de Gaza están esperando el cumplimiento de la resolución 194 de once de diciembre de 1948 de Naciones Unidas, que exige su retorno de las personas refugiadas a sus legítimos hogares en Palestina.

UGT considera que el Gobierno de España debe condenar expresamente a Israel por el uso de la violencia contra población civil y llamar a Rumanía, Hungría y otros socios europeos a cesar en su apoyo a la decisión estadounidense que tan fatídico resultado ha tenido, y a poner en marcha de manera urgente el envío de ayuda sanitaria y humanitaria a Gaza, en donde la asistencia a las víctimas se realiza en precarias condiciones debido a la escasez de medios. Asimismo, el gobierno de Mariano Rajoy tiene la obligación de que España, como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, impulse una condena firme al gobierno de Netanyahu por violación sistemática de los derechos humanos.