UGT se adhiere al Pacto por la Ciencia y la Innovación

Versión para impresiónVersión para impresión

► UGT considera que hay que aprovechar la situación actual y cerrar cuanto antes un Pacto por la Ciencia y la Innovación consensuado en el ámbito político y social y que perdure en el tiempo.

► En este sentido, el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, en una carta remitida al ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, traslada la decisión del Consejo Confederal del sindicato de adherirse al texto ministerial para lograr este Pacto, pues contiene muchas de las demandas de UGT.

► El sindicato reclama entre otras cosas unos presupuestos en I+D+i suficientes y que converjan al menos con la media de la UE, situada en el 2,1% del PIB (aunque el objetivo es alcanzar el 3% del PIB en 2030 tal y como se establece en la UE) y mejorar ya las condiciones laborales del personal investigador, para evitar así la fuga de talento en nuestro país. 

El Consejo Confederal de UGT ha aprobado adherirse al texto ministerial para alcanzar un Pacto por la Ciencia y la Innovación, pues recoge muchas demandas del sindicato. 

En este sentido, el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez ha remitido una carta al ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, en la que manifiesta su disposición para negociar y alcanzar este Pacto tan necesario para nuestro país.

El sindicato considera prioritario y urgente este Pacto para situar la I+D+i como eje vertebrador del desarrollo económico y social, y afrontar el necesario cambio del modelo productivo que necesita nuestro país. Un Pacto que debe contar con el consenso político y social y perdurar en el tiempo.

Algunas demandas de UGT

Pepe Álvarez en una reunión telemática mantenida con el ministro, el pasado 7 de octubre, le trasladó algunas de las demandas del sindicato, entre ellas unos presupuestos suficientes para potenciar la I+D+i, en línea con los países de nuestro entorno, alcanzando al menos la media de la UE, 2,1% del PIB (aunque el objetivo debe ser alcanzar el 3% del PIB fijado por la UE para 2030) y mejorar las condiciones laborales del personal investigador, pues gran parte de ellos trabajan con contratos temporales concatenados, con condiciones muy precarias y, en múltiples ocasiones, en fraude de ley. 

Asimismo, pidió constituir una mesa en el marco del diálogo social y un grupo de trabajo para debatir cuestiones y fijar estrategias para impulsar la I+D+i en España; mejorar la coordinación público-privada; y la relación entre la Universidad y la empresa.

Otras propuestas fueron: mejorar la gestión de los proyectos y programas por parte de la Administración; establecer una Estrategia de desarrollo de Ciencia abierta, que rompa los servilismos existentes con las grandes empresas de publicación científica y tenga como filosofía que lo que se financia con dinero público, debe ser público y fácilmente accesible;  y  la necesaria la coordinación interministerial, dado que la ciencia y la innovación son cuestiones transversales que implican a una diversidad de Ministerios.