UGT reclama limitar el precio de los alquileres y vincularlos a los ingresos de los hogares

Versión para impresiónVersión para impresión

Es urgente situar la vivienda en el campo de los bienes esenciales, arrancándola de las garras del negocio y la inversión especulativa. UGT considera que las trabajadoras y trabajadores españoles llevamos décadas soportando las consecuencias de unas políticas de vivienda equivocadas y radicalmente injustas. Lo que debería ser un derecho fundamental real, no solo constitucional, es un problema estructural que impide la emancipación de las personas jóvenes, consume una parte desproporcionada de los recursos de las familias, y hunde en la pobreza y el desarraigo a quienes se ven privados de su vivienda como consecuencia de desahucios o desalojos.

Es un problema complejo, viene de lejos, e intervienen muchos factores, pero necesitamos normas y actuaciones diferentes. Pretender que la libertad de mercado podría dar respuesta a un derecho ciudadano básico se ha demostrado enormemente erróneo y lo hemos pagado muy caro. Por eso hay que dar un giro radical a las políticas de vivienda. UGT lleva años presentando iniciativas y propuestas cuyo eje central es la promoción pública de un parque de viviendas en alquiler, el control de precios del alquiler, y la reordenación de un sector configurado para el negocio y no para la provisión de un servicio esencial. En la revista de información sindical UNIÓN de esta semana se analizan en detalle estas propuestas.