UGT reclama la aprobación de una prestación de ingresos mínimos para combatir la pobreza

Versión para impresiónVersión para impresión

Encuesta de Condiciones de Vida


  • El crecimiento económico de nuestro país debe llegar a todas las capas de la población, es necesario repartir la riqueza 
     
  • Los ingresos familiares, tanto de rentas del trabajo como de los sistemas de protección social, tienen que revalorizarse para garantizar condiciones de vida dignas

La Encuesta de Condiciones de Vida correspondiente a 2017 (ECV 17), publicada hoy por el INE, pone de manifiesto que la desigualdad entre la población sigue en niveles inaceptables, que el crecimiento económico es insuficiente por sí mismo para atajarla, y que son necesarias políticas públicas destinadas a recomponer el tejido social y repartir la riqueza de forma más justa.

Es por esta razón que UGT reclama a los Grupos Parlamentarios del Congreso de los Diputados que desbloqueen la tramitación parlamentaria de la iniciativa legislativa popular para el establecimiento de una prestación de ingresos mínimos (presentada por UGT y CCOO con el respaldo de 700.000 firmas), que permitiría mejorar las condiciones de vida de todas aquellas personas en edad de trabajar pero que carecen de empleo y de unos recursos económicos mínimos para sí y, en su caso, para los familiares a su cargo.

​Los altos niveles de desempleo que todavía padece nuestro país, junto con la precariedad instalada en el mercado de trabajo por la reforma laboral de 2012, están estrechamente relacionados con el nivel de pobreza que padece buena parte de la población trabajadora: la ECV 2017 señala que el 42,2% de los parados está situado en el grupo de población con menores ingresos (primer quintil).

Uno de cada cinco

la población de riesgo de pobreza ha bajado del 22,3% del año anterior al 21,6%, lo que supone un descenso de 0,7 puntos porcentuales. Un país no se puede permitir que el 14,1% de las personas ocupadas se encuentren en riesgo de pobreza, el 13,1% de los jubilados y el 44,6% de los parados. En cuanto a tasa de riesgo de pobreza infantil, ésta ha variado a la baja, descendiendo casi un punto, aun así, el 28,1% de niños y niñas está en riesgo de pobreza, 6,5 puntos más, que el total de la población general.

Según el indicador AROPE, el 32,9% de los menores en España, esto es, uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza y exclusión social, mientras que la media de la UE es del 26,9% según Eurostat. Somos el segundo país de la UE con más pobreza relativa en la infancia, sólo por detrás de Rumanía. Vivir con pobreza infantil va a afectar a las oportunidades presentes y futuras, afectando a la educación, salud, nutrición y ocio; en definitiva, al bienestar de los niños y niñas.

UGT considera necesario que los ingresos familiares, tanto procedentes de las rentas de trabajo como de los actuales sistemas de protección social, aumenten para que las personas trabajadoras, los beneficiarios de prestaciones públicas y sus familias puedan vivir dignamente.​