UGT presionará para garantizar los derechos de los trabajadores en la aplicación provisional del CETA

Versión para impresiónVersión para impresión

La Unión General de Trabajadores va a seguir velando porque se garanticen los derechos y los intereses de los trabajadores frente a los beneficios empresariales tras la aprobación en el día de ayer del Acuerdo UE-Canadá (CETA). El sindicato recuerda que ahora el acuerdo pasará a los parlamentos de los Estados miembros para su aprobación, pero, mientras tanto, muchos elementos de este tratado ya se pueden aplicar de manera provisional.

Tras siete años de negociaciones políticas y de oposición social, el Parlamento Europeo aprobó este acuerdo por 408 votos a favor y 254 en contra. Pero hay muchos aspectos nocivos en este tratado, como el hecho de que se olvida de salvaguardar los derechos de los ciudadanos en favor de los mercados; no asegura el empleo ni las condiciones del mismo; no asegura los servicios públicos fundamentales; y es muy confuso en cuanto a la protección de las inversiones y la resolución de disputas inversor-Estado.

Además, no descarta, de forma expresa, que los estándares sociales, laborales y medioambientales puedan ser interpretados como barreras al comercio; y no establece un mecanismo de sanciones legales que castigue las infracciones de la legislación laboral y medioambiental, entre otras cuestiones.

UGT, al igual que el movimiento sindical europeo, presionará para buscar un replanteamiento general de la política comercial y para adoptar una agenda comercial progresiva, centrada en ofertas comerciales de la UE que protejan y mejoren los derechos laborales comunitarios, y la promoción de trabajos y salarios decentes; proteger los servicios públicos fundamentales; y una mayor transparencia en las negociaciones.

En este sentido, el sindicato espera que se cumpla la promesa de la Comisaria de Comercio de la Comisión Europea, que se ha comprometido con el Parlamento Europeo a llevar a cabo una consulta inmediata con todas las partes para revisar los capítulos de comercio y desarrollo sostenible de CETA para el verano.

UGT y las organizaciones sindicales europeas exigirá que se cumpla este compromiso y que se obtengan resultados positivos para los derechos y condiciones laborales de los trabajadores y trabajadores europeos.