UGT apoya la huelga indefinida por la democracia en Bolivia

Versión para impresiónVersión para impresión

La Central Obrera Boliviana (COB) mantiene desde el pasado 3 de agosto una huelga general movilizada e indefinida, motivada por el permanente agravamiento de la situación social, económica y política en el país andino.

Una de las principales reivindicaciones de la COB es la denuncia de la instrumentalización de la justicia por parte del gobierno de facto presidido por Jeanine Áñez, tras el golpe de estado perpetrado por sectores políticos, policiales y militares contra el gobierno de Evo Morales, tras las elecciones celebradas el pasado octubre. Áñez promueve la suspensión de las elecciones que debían celebrarse en el mes de septiembre, además de promover la persecución y proscripción de la candidatura del partido MAS (Movimiento al Socialismo).

Dirigentes de la COB, junto a miembros de otras organizaciones sociales, participaron el 5 de agosto de una reunión con el Tribunal Supremo Electoral (TSE), quien finalmente no atendió las peticiones de suspender la postergación de las elecciones, decretada hace dos semanas por el TSE. La COB, junto a un gran número de organizaciones sociales, defiende el mantenimiento de la fecha de las elecciones fijada para el 6 de septiembre, de acuerdo con las exigencias de la mayoría del pueblo boliviano, que rechaza el desplazamiento de la cita electoral hacia el 18 de octubre.

La exigencia de celebración de elecciones intenta poner fin a la estrategia del gobierno de facto boliviano, que tras tres cambios de fecha no parece de modo alguno comprometido con la celebración de elecciones transparentes que reestablezcan la democracia en Bolivia.

Desde UGT, apoyamos las jornadas de huelga decididas por la Central Obrera Boliviana. Como señaló la Confederación Sindical de las Américas en su carta de apoyo a la huelga, la convocatoria de elecciones es un paso necesario para el restablecimiento de la democracia en Bolivia y solo un gobierno que respeta la voluntad del pueblo boliviano podrá enfrentar la profunda crisis económicas, social y sanitaria que atraviesa el país.