Queremos el consenso, pero la patronal no puede tener derecho de veto

Versión para impresiónVersión para impresión

Pepe Álvarez, que participa en una asamblea de delegados y delegadas en Barcelona, señala que la derogación de la reforma laboral es una batalla que hay que ganar sí o sí, apela a la fortaleza de los sindicatos y a la movilización para avanzar.


El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha dicho que “es evidente que las divisiones internas del Gobierno, respecto a la reforma laboral, no benefician a la mesa de negociación. Lo que me preocupa es que estemos perdiendo un tiempo valioso y no se avance más en las negociaciones. Me gustaría que el Gobierno decida quien le representa. Pero quiero dejar absolutamente claro que, en ningún caso, vamos a considerar las negociaciones que ha habido hasta ahora como preliminares. Me parece una falta de respeto a la representación de los trabajadores y de los empresarios”. En este sentido, ha aclarado que esta negociación lleva un año y medio y ha considerado que las declaraciones de Calviño, sobre que estamos en un momento decisivo, pueden deberse a que queda poco más de un mes para cerrar el acuerdo. Asimismo, ha dicho que la patronal no tiene muchas ganas de avanzar en esta reforma y, seguramente, esté cómoda con que se dilate la negociación.

Respecto a las palabras del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de intentar buscar el consenso, ha dicho que “eso es lo que estamos intentando hacer desde hace un año y medio. Es muy importante que la patronal se pueda sumar a este acuerdo. Queremos hacer todos los esfuerzos necesarios, pero en ningún caso, ni la patronal, ni los sindicatos podemos tener derecho de veto”.

Álvarez ha manifestado que “lo que nos importa es la fortaleza que tengan los trabajadores y trabajadoras en nuestro país. La fortaleza que tenga el sindicato. Porque no ha sido fácil ninguno de los acuerdos a los que hemos llegado. ¿Alguien se cree que la firma de los acuerdos de los ERTES, que la firma del IMV, que todos los acuerdos que se han llegado, incluido el de pensiones con el Gobierno, ha sido fácil? No ha sido nada fácil y ahora tampoco lo va a ser, pero el Gobierno debe saber que “esta batalla la tenemos que ganar sí o sí porque lo necesita el mercado de trabajo de nuestro país”.

Asimismo, ha criticado la intención del dirigente del PP, Pablo Casado, de acudir a la Comisión Europea si se cambia la reforma laboral: “Me parece un acto de traición con la soberanía del Parlamento español. Quien tiene la potestad para hacer las leyes laborales es el Parlamento español no la Comisión Europea. Pero, además, me parece que sería bueno que eso se lo explique a los millones de trabajadores y trabajadoras que en nuestro país cambian de contrato todos los meses”. Y ha afirmado que es imprescindible acabar con la situación de explotación que se produce, sobre todo, entre los jóvenes y las mujeres de nuestro país.

Álvarez, que ha hecho estas declaraciones en el marco de la asamblea de delegados y delegadas que se ha celebrado en  Barcelona, ha señalado que “UGT lleva pidiendo desde al año 2016 derogar las reformas laborales para restituir el equilibrio y poder negociar un sistema de relaciones laborales acorde con el siglo XXI”.

Para avanzar tendremos que movilizarnos

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha manifestado que “el sindicato está en un proceso de convocatoria de asambleas porque el sindicato tiene que estar en plena forma para conseguir derogar las reformas laborales, que la negociación de las pensiones finalice en buenas condiciones y cambiar el sistema de relaciones laborales. Nadie nos ha regalado nunca nada y ahora tampoco. Estoy convencido de que para avanzar tendremos que movilizarnos. Y no estoy pensando solo en las negociaciones abiertas con el Gobierno, sino también en la negociación colectiva, que sigue paralizada. La inflación en nuestro país está disparada y los salarios están perdiendo poder adquisitivo y la manera de recuperarlo es a través de los convenios colectivos”.

Declaraciones previas