Pepe Álvarez: “Aunque este es el mejor Gobierno para los trabajadores, tendremos que movilizarnos”

DA
Versión para impresiónVersión para impresión

Entrevista a Pepe Álvarez en "Diario de Avisos"


En plena negociación de la prórroga de los ERTE, Pepe Álvarez visitó Canarias para reunirse con la organización en Tenerife y con el presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, para intentar que la normalidad también llegue a la actividad sindical. Se trata de una acción que el secretario general de UGT lleva realizando desde principios del verano en todas las comunidades autónomas con dos objetivos claros. Por un lado, agradecer “personalmente” el trabajo realizado por los responsables sindicales, en este caso de las Islas, durante toda la pandemia. Y, por otro, pedir, en un momento en el que la vida política está tan agitada, que, al menos durante un tiempo, “seamos capaces de dejar a un lado las diferencias políticas y las ansias de poder y ponernos a trabajar para los ciudadanos que, en definitiva, es lo que hemos estado haciendo los sindicatos y los empresarios durante todo este tiempo. Tenemos diferencias, pero las hemos apartado porque creemos que en este momento lo importante es salvar los puestos de trabajo y las empresas”. En medio de este proceso, Pepe Álvarez concedió una entrevista a DIARIO DE AVISOS para hablar sobre la pandemia, la gestión del Gobierno y la prórroga de los ERTE.

-Los sindicatos están inmersos ahora en las negociaciones para la prórroga de los ERTE hasta diciembre. Parece que todas las partes están de acuerdo, pero después de varias reuniones el acuerdo sigue sin llegar. ¿Dónde está el problema?

“Mire, se lo explico clarito. Hicimos una reunión en Palma, que podíamos haber hecho perfectamente en Tenerife o en Gran Canaria, que se hizo como un guiño a los trabajadores del sector turístico y a los empresarios en el sentido de trasmitirles de que todos ibamos a hacer lo posible para que un sector tan importante para la economía de las Islas como es el turismo no se quedara atrás. Pues bien, en esa reunión prácticamente todos estábamos de acuerdo e incluso yo bromeé diciendo por qué no firmábamos ya. Llegamos a Madrid y en la reunión de esta semana, el Gobierno se despacha con un acto de trilerismo político, es decir, se saca un documento que plantea la extensión de los ERTE hasta diciembre. Nosotros no somos partidarios de ponerle fecha, sino de que tengan carácter indefinido. Pero, bueno, lo aceptamos. También estamos de acuerdo en que se mantenga la misma cuantía económica para los trabajadores que están en los ERTE, aunque pasen de los 180 días. Y nos quedaba cerrar cuáles son los sectores que están dentro de los ERTE y los que no. En este punto, nosotros le dijimos al Gobierno que tenía que dejar una puerta abierta, porque hay mucha actividad arrastrada por el sector turístico que no funciona como actividad turística en sí. ¿Qué paso el lunes pasado? Pues que el Gobierno se sacó de la chistera que los ERTE, que hasta ahora no contaban a efectos de la reserva de desempleo, a partir de 181 días sí cuenta en su desempleo. Y esto para nosotros es absolutamente inaceptable porque quiere decir que dentro de 3 meses la inmensa mayoría de los trabajadores se habrá comido el desempleo. Además, no me parece leal hacerlo en la última reunión. Y es ahí donde está el problema”.

-La CEOE está de acuerdo con ustedes. Bueno, de hecho, el presidente de la patronal dijo estos días que está más alineado con los sindicatos que con el propio Gobierno, lo cual parece hasta insólito en estos momentos.

“Bueno no lo es tanto. Entra dentro de la lógica, porque lo que queremos todos es salvar las empresas y los puestos de trabajo”.

-¿Cree que al final llegarán a un acuerdo?, ¿y por qué siempre hay que esperar a última hora?

“Mire tengo absoluta seguridad de que esto se va a solventar, pero también hay que decirle al Gobierno que deje de marear la perdiz. Es muy malo para la economía que tengamos esta sensación de incertidumbre permanente y que siempre lleguemos en el último segundo. Yo estaba seguro en Palma que escondían algo porque si no hubiera sido tan fácil… aunque debía serlo porque el éxito de los ERTE ha sido brutal. Hoy si no hubiéramos tenido los ERTE tendríamos en España casi 3 millones de parados más”.

-¿No le sorprende esta actitud de un Gobierno progresista que, en teoría, debería favorecer más el diálogo social?

“Hay que ser justos. Mire, en la historia de España no ha habido un Gobierno socialmente tan comprometido como este, por tanto, nuestras discrepancias no son en comparación con ningún otro. Es sencillamente porque este país puede afrontar esta situación económica y no dejar a nadie en el camino. Los ERTE no solo son buenos para los trabajadores, son buenos para la sociedad y la economía. Si destruimos la empresa y los puestos de trabajo, remontar la situación económica va a tardar más tiempo. Ahora toca resistir. Esto pasará. Si los ciudadanos somos responsables pasará mucho antes, y si los Gobiernos autonómicos actúan mucho más. La gestión por parte del Estado seguro que es mejorable, pero lo de las comunidades autónomas tienen que espabilarse en los asuntos en los que tienen competencias. Pero también hay que decir una cosa, por cada euro que se ha gastado en políticas sociales se han gastado cinco en créditos a las empresas con aval del Estado. Lo digo porque muchas veces se ha acusado al Gobierno de hacer solo políticas sociales y olvidarse un poco de las empresas”.

-Sí, pero si la recuperación económica no llega, esos créditos habrá que pagarlos.

“No veo al Estado ejecutando avales a mansalva y cerrando empresas, la verdad. Es cierto que, a lo mejor, cuando los responsables hablamos generamos cierto pesimismo, pero mire, el ahorro familiar durante la pandemia ha crecido muchos y es bueno que la gente lo pueda gastar. Es bueno que la gente piense que Canarias es un destino turístico libre de COVID y que pueden venir de vacaciones a las Islas. Es conveniente no meternos en el pesimismo que no nos lleva a ningún sitio. Yo no iría de vacaciones a un país donde permanentemente se dice que todo va mal. Hay que ser consciente de que esto va a durar, que hay que tomar medidas, y que el que tenga ahorros que gaste para poder activar la economía y empezar a hacer una vida normal con mascarilla, distancia social y lavados de manos”.

-¿Hay dinero para pagar los ERTE?

“Claro. Los ERTE no son caros. Primero la UE ha puesto a disposición del Gobierno español en torno a 22.000 millones de euros para políticas de empleo que son recursos que tienen una carencia de 30 años para devolverlos sin ningún tipo de interés. No sabemos exactamente cuánto dinero se ha gastado el Estado en los ERTE. Todavía hay mucha gente esperando los pagos del Ingreso Mínimo Vital, lo que es inconcebible. Por eso le digo que el grueso de la gestión del Gobierno está resultando caótica”.

-Con el Ingreso Mínimo Vital el Gobierno se ha visto desbordado. Imagino que no pensaría que habría tantas solicitudes.

“No lo sé, pero en este tema que es tan sensible, lo razonable sería que se aliviaran las justificaciones, porque hay muchos documentos que se piden que ya el Estado los tiene. Esto genera un colapso en la Seguridad Social y sé que al ministro no le gusta que se lo diga, pero la gente que está leyendo esta entrevista sabe que hoy llama para pedir cita para solicitar la pensión y no hay ni hora, ni día…”

-La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, es el ‘verso libre’ de Podemos. ¿Cómo ha sido negociar con ella?

“La ministra es una mujer valiente, conocedora de lo que tiene entre manos y es una ministra de Trabajo, para este momento, muy positiva. Ahora, si me pregunta por el ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, José Luis Escrivá, pues seguramente estará bien preparado y eso está bien para hacer estudios y ser profesor de Universidad, pero no para la política, porque bajar a tierra le cuesta un poco. Hay un toque de prepotencia y escasa humanidad y sensibilidad”.

-¿Cree que es el momento de abrir el melón de la reforma electoral?

“Lo de la reforma de la reforma electoral es como el Guadiana aparece y desaparece… Mire, con este asunto creo que hicimos un acto de responsabilidad en el mes de marzo y decidimos que no iba a ser nuestra prioridad. Pero ahora, en estos momentos, y visto que la pandemia ha venido para quedarse, es un tema que hay que abordar. La reforma laboral no sirve para salir de la crisis. No sirve cuando hay un crecimiento económico y, por tanto, creemos que hay que revisar ya los aspectos más lesivos. Pero esto se tiene que hacer de acuerdo con la patronal, pero hay que abordarlo de manera inminente porque en estos momentos está perjudicando al empleo, a la productividad y a tener una economía que nos permita no estar a la cola de Europa”.

-¿Cómo valora el inicio del curso escolar?

“Un auténtico desastre. Muchas comunidades autónomas ni se han preocupado por reunirse con los sindicatos y los padres. Sabemos que hay pocos recursos, pero esto pone de manifiesto que las rebajas de impuestos solo generan recortes de servicios públicos y penalidades para la mayoría de los ciudadanos. La política se encuentra cómoda informando y no negociando. Hay que pasar de la información a la negociación. Y es por ello que la ciudadanía valora ahora más a los sindicatos que antes”.

-Los sindicatos salieron muy tocados de la crisis de 2008 perdiendo la credibilidad de los trabajadores.

“Es cierto, en tres semanas hemos tenido miles de consultas. Mire, aunque sea el mejor gobierno posible para los trabajadores y las políticas sociales no nos van a regalar nada y tendremos que movilizarnos. Nos encontramos con un muro constantemente y para pasarlo tendremos que presionar porque no podemos dejar a nadie detrás”.


► Accede a la entrevista en "Diario de Avisos"