No se puede aprovechar la revolución tecnológica para desregular relaciones laborales

Versión para impresiónVersión para impresión

La Secretaria Confederal de UGT, Isabel Araque, ha intervenido en la Jornada Conferencia Tripartita sobre “El futuro del trabajo que queremos en Castilla y León” donde se ha centrado en analizar “La organización del trabajo y la producción”.

Isabel Araque ha subrayado que “la globalización, la evolución de la informática y la robotización, así como el desarrollo de las TIC, la inteligencia artificial, la biotecnología o la nanotecnología están modificando todos los ámbitos de nuestra vida, están cambiando las relaciones económicas y laborales y están transformando la organización de la producción empresarial”.

“Una innovación tecnológica” ha explicado, “que tiene consecuencias positivas –como el aumento de la competitividad empresarial y de la productividad- pero también riesgos y problemas para las relaciones laborales -como la destrucción de empleo o el aumento excesivo de la flexibilidad de los trabajadores”.

Araque ha manifestado que “esta revolución tecnológica está contribuyendo a que las empresas apuesten por formas de organización empresarial y del trabajo como la contratación temporal y a tiempo parcial, la externalización y subcontratación del trabajo, la subcontratación de funciones y tareas a través de plataformas digitales, el trabajo móvil o conectado, 24 horas al día 7 días a la semana o la economía de plataformas digitales (como Airbnb, Uber, Glovo, Deliveroo, Stuart, etc.), que suponen un evidente aumento de la inestabilidad en el empleo y de la inseguridad económica y un empeoramiento de las condiciones de trabajo”.

La Secretaria Confederal de UGT ha señalado que “el sindicato no se opone al avance de la digitalización ni a la transformación tecnológica de las empresas, pero sí se resiste a permitir que esta revolución tecnológica sea utilizada por algunos Gobiernos y algunos empresarios para desregular las relaciones laborales, eliminar empleos de calidad, degradar –aún más- los derechos de los trabajadores y aumentar la desigualdad y la pobreza laboral”.

“Por ello, UGT considera que hay que hacer un gran esfuerzo para convertir a la negociación colectiva en una herramienta eficaz para la regulación equilibrada de los procesos de digitalización y transformación tecnológica en las empresas pero también es necesario que los sindicatos tengan un papel relevante en este proceso de cambio que permita situar el trabajo digno, los derechos sociales y laborales, la libertad sindical, la solidaridad y la justicia social en el centro de la sociedad del futuro y en el eje de la acción política de los gobiernos nacionales y de las instituciones internacionales” ha finalizado.