La victoria de Gustavo Petro es una gran oportunidad para Colombia

Versión para impresiónVersión para impresión

UGT, que ha participado en todas las citas electorales como observadora, felicita al nuevo presidente de Colombia


Por primera vez, un candidato de izquierdas gobernará Colombia, sometida desde hace décadas a gobiernos títere de la oligarquía económica de los sectores más conservadores de la sociedad colombiana y de la estrategia intervencionista de Estados Unidos en la región.

Tras su victoria, Gustavo Petro asumirá su mandato con una enorme cantidad de desafíos como la reducción de la pobreza, una verdadera implementación de los acuerdos de paz con las FARC, el fin de la persecución y violencia contra sindicalistas y líderes sociales, la promoción de nuevos pasos hacia la paz con el ELN, la eliminación de la corrupción, la inclusión social, la lucha contra la discriminación de mujeres y comunidades minoritarias, así como en la ambiciosa agenda de transición ecológica, entre otras cuestiones.

Tanto la CUT como la CTC serán fundamentales en el esperado desarrollo de un marco laboral de respeto por la actividad sindical a través de garantías para la seguridad de las y los sindicalistas y del desarrollo de verdaderos espacios de participación y negociación sobre las principales prioridades sociopolíticas de Colombia.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores, que ha participado en todas las citas electorales como observadora y que ha venido organizando distintos actos de apoyo al Pacto Histórico, felicita al nuevo presidente electo y a las organizaciones sindicales colombianas, actores clave del compromiso con el cambio histórico que Colombia podrá abordar tras este resultado.

Un hecho de relevancia histórica en la política del país andino y de toda América Latina

La victoria de Petro añade un nuevo actor progresista en la política regional, que en los últimos años, con la victorias en México, Bolivia, Honduras, Chile y Argentina, ha vuelto a inclinarse hacia gobiernos progresistas. Este hecho es de gran relevancia, tras algunos años de hegemonía de la derecha en la región, época donde se impuso la persecución política de líderes progresistas, así como agendas económicas de corte neoliberal que solo consiguieron aumento de la pobreza, de la desigualdad y concentración de la riqueza

Ante este nuevo panorama, fortalecido por la victoria de Gustavo Petro en Colombia, el Gobierno de España tiene una gran oportunidad para establecer agendas progresistas de trabajo conjunto con los diferentes países de una región con la que nuestro país se encuentra íntimamente ligada por razones históricas, culturas y económicas.