La Unión Europea necesita priorizar sus políticas sociales

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión

► Pepe Álvarez y Jesús Gallego participan en la reunión de la CES con el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

 ► Álvarez reclama la subida de salarios en nuestro país.


El Secretario General del UGT, Pepe Álvarez, ha dicho que “para UGT, la subida de salarios va más allá de la subida de la inflación o el PIB. Tenemos un problema de salarios endémico. La media salarial en España está congelada desde 2008, por lo que los salarios deben subir sí o sí con independencia de la evolución de estos factores”. 

Álvarez ha ironizado con que “el presidente de CEOE y el gobernador del Banco de España coincidan en la necesidad de no subir los salarios. Me extraña, podrían ir a un proceso de fusión en determinadas decisiones. Siento envidia por no tener un gobernador del Banco de España como lo tiene el Banco Central Europeo (BCE), que huye de tópicos y entra en el fondo de esta cuestión”.

El Secretario General de UGT, ha hecho estas declaraciones en el marco del encuentro que ha mantenido esta mañana el Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Luca Visentini y el Secretario Confederal de la CES, Ludovied Voet, con la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. Un encuentro en el que ha participado también, por parte de UGT, Jesús Gallego,
Esta tarde, la delegación sindical se reunirá con el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de La Moncloa.

Mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras 

El fin de estos encuentros es debatir sobre las estrategias políticas de la gobernanza europea. En este sentido, se han analizado diversos instrumentos legales que se están elaborando: la directiva sobre salarios mínimos suficientes y el refuerzo de la negociación colectiva, la de transparencia salarial o la de plataformas. Asimismo, se ha analizado la propuesta hispanobelga sobre un mecanismo de alerta social, la puesta en marcha del plan de acción del Pilar Europeo de Derechos Sociales, y la reforma laboral española. 

UGT considera que ha habido una clara sintonía entre las propuestas de la CES y las líneas políticas del Gobierno de España, al compartir la idea de que hay que reforzar los derechos y condiciones laborales de la clase trabajadora en la Unión Europea. 

Así, el Ministerio de Trabajo se ha comprometido a defender una directiva sobre plataformas digitales ambiciosa, que incluya alguno de los principales logros de la llamada “Ley Rider” española, como son la presunción de laboralibilidad de los y las trabajadoras o el acceso al algoritmo, y que el ámbito de aplicación vaya más allá de los servicios de reparto de comida e incluya a sectores como el de cuidados, construcción o de servicios tecnológicos que ya están trabajando en plataformas digitales. 
Salarios mínimos
Por lo que respecta a la directiva sobre salarios mínimos, también España se compromete a lograr que su contenido sea al que tuvo cuando se empezó a trabajar en ella: salarios suficientes en toda la UE y refuerzo de la negociación colectiva, sin excepciones. Al igual que la transparencia salarial, un instrumento legal que se está retrasando de manera incomprensible, y mucho más de lo que la Presidenta de la Comisión Europea anunció en su toma de posesión. A juicio de la delegación sindical y del ministerio de Trabajo, la igualdad de género (y por lo tanto la igualdad retributiva entre hombres y mujeres) es una política que debe guiar todas las acciones legislativas de la Comisión y de los Estados miembros. 

Por otra parte, hay que resaltar el compromiso del Gobierno español de promover en el EPSCO políticas progresistas que tengan un impacto real en la vida de las personas. Además. es preciso incluir lo mejor del mecanismo de alerta social hispanobelga en el rediseño de la política del Semestre Europeo. 

Tras muchos años de políticas de austeridad no se puede caer en el riesgo de volver a una senda que, además de profundamente injusta, ya se ha probado fallida de cara al crecimiento social y económico. En este sentido, en la reunión se ha defendido la necesidad de trabajar conjuntamente para que, en todos aquellos territorios donde se están llevando a cabo procesos de reorganización industrial, los trabajadores y trabajadoras puedan recibir la formación necesaria para reorientar su carrera laboral, accediendo a trabajos y salarios dignos.