La situación requiere la subida de salarios y el desbloqueo de la negociación colectiva

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión

Pepe Álvarez ha manifestado que las movilizaciones de hoy deben servir para trasladar los beneficios de las empresas a los salarios


El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha sido entrevistado hoy en “la hora de la 1” de TVE donde ha subrayado que los sindicatos se movilizan hoy en Madrid, Valencia y Valladolid para exigir el desbloqueo de la negociación colectiva y reivindicar una subida de salarios porque “gracias a la reforma de la negociación colectiva del Gobierno del Partido Popular, los salarios medios en nuestro país no suben desde el año 2008”.

Pepe Álvarez ha recordado que “llevamos desde antes del verano reclamando a la patronal la constitución de una mesa para fijar los criterios generales para los convenios en nuestro país. La patronal tiene que ser consciente de que hace falta esa mesa, no sólo por la inflación, que está absolutamente desbocada, sino porque tenemos que generar un proceso que normalice la negociación de los convenios”.

“Los convenios están en marcha y no esperan a la mesa que hay abierta con el Gobierno y la patronal. Ahí es donde situamos estas movilizaciones que deben servir también para decirle a la patronal que los trabajadores y las trabajadoras de este país queremos que se avance en la mesa de negociación y que mantenga una posición razonable para que los convenios sean un instrumento de reparto de la riqueza que se está generando en este país. Las empresas están teniendo beneficios y esos beneficios también hay que trasladarlos a los salarios” ha añadido.

Álvarez ha explicado que “los trabajadores y trabajadoras que tengan convenio colectivo firmado por más de un año sin cláusula de revisión salarial van a perder poder adquisitivo, pero en las negociaciones de los nuevos convenios no tiene por qué ser así, ya que, si, como dicen algunos expertos, la inflación es un hecho coyuntural, los empresarios no tendrán que pagar más, pero si, como dicen otros, se mantiene, tendrán que hacerlo porque la inflación es lo que determina el coste de la vida y, en este caso, está azotando a elementos esenciales de gasto de las familias como la cesta de la compra, la energía y los carburantes”.

Si no se reforma el mercado de trabajo, aumentará la conflictividad

En cuanto a la situación de la negociación de la reforma laboral, Pepe Álvarez ha destacado que es “moderadamente optimista”, que espera que haya avances significativos a final de semana porque “sabemos en qué punto estamos y continuar hablando es debatir sobre lo mismo” y que entiende que el acuerdo debería ser de las tres partes para ser más beneficioso para el país.

“Es una negociación complicada porque se tocan elementos muy importantes del sistema de relaciones laborales, pero en el mes de noviembre de este año”, ha explicado, “se han hecho dos millones doscientos mil contratos para consolidar poco más de 70.000 empleos, lo que significa que miles de empresas utilizan habitualmente la contratación temporal y la precariedad en su sistema productivo. A esas empresas les va a costar cambiar, pero van a ganar productividad y competitividad”.

“Los cambios siempre son difíciles, por eso en cuestiones como la contratación hay reticencias por parte de la patronal, pero es un punto clave que nos exige la UE, ir hacia un modelo de estabilización del empleo. Y por lo que hace referencia a la negociación colectiva”, ha señalado, “es más que evidente que, las normas que impuso el PP, son las que impiden que en estos momentos los convenios funcionen”.

“Si no hay un cambio de normas, si no hay un acuerdo de carácter general, este país va a entrar en una situación de conflictividad muy fuerte en los próximos meses porque los trabajadores y las trabajadoras de este país no estamos dispuestos a que los salarios se mantengan en situación de congelación” ha advertido.

Buscar alternativas para Nissan en Barcelona

En relación al último día de producción de Nissan en Barcelona, el Secretario General de UGT ha subrayado que es fundamental buscar alternativas y encontrar un proyecto para la fábrica y para los 1.400 empleados y empleadas de la fábrica y para las empresas que dependen de ella. En ese sentido, ha pedido a la Generalitat que no se descarten opciones, como la del mantenimiento de tanques, por prejuicios ideológicos, ya que “sino se hace en Barcelona se hará en cualquier otro lugar del planeta”.