La reforma laboral ya tiene efectos inmediatos

Versión para impresiónVersión para impresión

El Vicesecretario General de Política Sindical de UGT, Mariano Hoya, y el Secretario Confederal, Fernando Luján Álvarez han intervenido en las jornadas de “Acción sindical y reforma laboral” organizadas por UGT FICA Madrid, que han sido clausuradas por el Secretario General de UGT, Pepe Álvarez


Los dirigentes sindicales han resaltado el importante avance que supone para los derechos de las trabajadoras y trabajadores la reforma laboral, que está teniendo efectos inmediatos. 
Esta normativa arrincona la precariedad y temporalidad laboral, tal y como reflejan los datos del paro del mes de febrero, publicados hoy, donde se observa un crecimiento récord de la contratación indefinida (se han impulsado los contratos indefinidos hasta casi el 22% del total, se multiplican por más del doble que en el mismo mes del 2021). 

Pero, además, hay importantísimos avances en la negociación colectiva: así se recupera la ultraactividad de los convenios y la prevalencia del convenio de sector sobre el de empresa, lo que supone importantes mejoras para muchas trabajadoras y trabajadores, especialmente de las empresas multiservicios. Gracias a esto sus salarios pueden crecer 5.000 euros más al año o incluso más, dependiendo del sector en el que trabajen.

Es muy importante también el mecanismo RED, los ERTES ligados a la formación, porque supone apostar por la flexibilidad de las empresas frente a los despidos. 

Pero si la reforma laboral apuntala la mejora de las condiciones laborales y salariales, la subida del SMI, (a 1.000 euros al mes, y el compromiso de que esta renta básica siga creciendo hasta alcanzar el 60% del salario medio en 2023) es un impulso también a una subida generalizada de los salarios en convenio.

Mañana comienza, precisamente, la primera reunión para alcanzar un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva para los próximos años, un marco de referencia vital para negociar los convenios y que facilita estabilidad a empresas y personas trabajadoras. Respecto a los salarios el objetivo sindical es claro:  evitar la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores/as, ante una inflación desbocada, e incluir cláusulas de salvaguarda en todos los convenios.