El modelo de defensa debe generar empleo de calidad e innovación social para el conjunto de la sociedad

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión

Pepe Álvarez ha intervenido en la apertura de las Jornadas “La Industria de defensa, motor económico y de bienestar social”, junto a Pedro Hojas, Secretario General de UGT FICA, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. Estas jornadas, organizadas por UGT FICA y la Fundación Anastasio de Gracia, se desarrollan hasta el día 11 de mayo en el Ministerio de Industria


El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que la industria de Defensa en 2020 ha representado el 1,5% del PIB total de España y el 6,5% del PIB industrial, y debe ser un motor económico capaz de impulsar el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas, pues la tecnología y la innovación debe emplearse también para proyectos civiles. Una industria que debe atender a las nuevas necesidades de defensa global y contar con un consenso social amplio. En este sentido, ha señalado que la industria de defensa debe ser motor de la transformación del modelo productivo del país hacia la calidad del empleo (estabilidad y recuperación salarial) impulsado por la reforma laboral. Además, no puede ser ajena a la transición ecológica y debe apostar de manera clara por la igualdad entre hombres y mujeres, pues es uno de los sectores más masculinizados. 

Álvarez ha demandado un presupuesto estable para el Ministerio de Defensa, que no se haga en detrimento de otras partidas; la creación de proyectos de innovación en el que colaboren la Universidad y las empresas y que esta industria se sitúe en el debate público para atender a las necesidades reales de país y de Europa. Hay que huir del enfrentamiento ideológico. 

Ha recordado que estamos en un nuevo entorno provocado por la invasión rusa de Ucrania, se ha vuelto a poner en el orden del día la necesidad de un modelo de defensa europeo y el Atlantismo, pero es más necesaria que nunca la defensa de las libertades democráticas, el modelo de bienestar europeo y el derecho internacional, que han sido minimizados en los últimos 25 años por el modelo de globalización neoliberal. Asimismo, ha pedido una respuesta en clave europea y nacional a la crisis energética, el precio del combustible y la falta de suministros (materias primas y microchips).

La posición de CEOE no es adecuada ni para las empresas ni para la economía

En declaraciones previas a la celebración de las jornadas, Pepe Álvarez ha considerado que la posición de CEOE en relación a la negociación de un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para una subida de los salarios este año “no es adecuada porque va en contra de una parte importante de las empresas y contra la economía de este país. Si CEOE cree que las personas trabajadoras, con una inflación que pasa del 8%, se tienen que conformar con un aumento de los salarios del 3,6%, están muy lejos de la realidad”.

“Los empresarios no están haciendo lo mismo”, ha considerado. “Si se hubieran apretado el cinturón, como han hecho los trabajadores y trabajadoras, y no hubieran subido los precios, no tendríamos la inflación que tenemos”. 

Por ello, ha señalado que “las organizaciones sindicales daremos una respuesta desde los sectores y empresas en las mesas de negociación. La mayoría de los empresarios sabe que subir los salarios ayuda al desarrollo económico del país y estoy convencido de que, en la medida que los sindicatos demos una medida contundente, será posible abrir un nuevo escenario de negociación con CEOE”.