El escenario económico es una oportunidad para acometer un cambio estructural del modelo productivo

Versión para impresiónVersión para impresión

Pepe Álvarez ha destacado en Santander que los fondos europeos deben utilizarse para transformar la economía y desarrollar una transición energética verde y la digitalización justa


El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha intervenido en el Seminario “Sostenibilidad y digitalización: las palancas de la recuperación” organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Pepe Álvarez, que ha expuesto la opinión de los agentes sociales, ha subrayado que estamos viviendo un periodo difícil, en un contexto marcado por una crisis sanitaria sin precedentes y la invasión rusa de Ucrania donde el papel de los sindicatos se ha revelado imprescindible y ha señalado que la situación es “una oportunidad para abordar una reconstrucción general con un modelo sostenible, apoyado en la digitalización y las nuevas tecnologías, así como en la formación adecuada”.

Álvarez ha manifestado que “en un momento como el actual hay que contener precios y subir salarios, así como repartir mejor la riqueza como motor del crecimiento económico y la recuperación. Apostar por una digitalización justa y social, por la jornada de 32 horas y por puestos de trabajo verdes, así como crear empleo de calidad y sostenible e impulsar unos sindicatos fuertes y el diálogo social”.

“El escenario económico determinado por la crisis de la covid”, ha destacado, “abre las puertas a un cambio estructural de nuestro modelo de hiperproductividad, que no podemos desaprovechar. Todos los agentes implicados debemos sentirnos responsables de esa misión transformadora, que debería conducir a un nuevo modelo de crecimiento, más eficiente y sostenible, que haga a nuestras empresas más competitivas y productivas, a la vez que se mejora la calidad de vida de los trabajadores y las trabajadoras”.

“La Comisión Europea ha adoptado en esta crisis una estrategia diametralmente opuesta a la austeridad extrema practicada en la gran recesión, de nefastas consecuencias: Inyectar la liquidez necesaria en las empresas y los hogares para sostener el consumo y la inversión ha sido clave para sortear la pandemia con el menor daño posible. Además, se ha implementado el programa de fondos europeos Next Generation Europe, que suministra financiación extraordinaria para transformar la economía. Debemos aplicar con eficiencia y transparencia esos fondos, abandonar definitivamente las fracasadas recetas del pasado y apostar por una renovada inversión productiva y social” ha añadido. 

Potenciar la industria como sector tractor

Álvarez ha incidido en que “sabemos desde hace tiempo cuáles son las debilidades de nuestro modelo de crecimiento, y lo que hemos estado haciendo mal. Es momento de corregirlo potenciando la industria, un sector que actúa como tractor del resto y es fuente de empleos más productivos y resistentes, elevando su peso sobre la producción total. Para ello, resulta esencial invertir en aquellos factores que alimentan las actividades con mayor valor añadido”.

“Además”, ha afirmado, “mantenemos un modelo laboral precario, que incentiva los empleos de baja cualificación y una competencia insostenible basada en bajos salarios. Hay que cambiarlo, de ahí medidas tan importantes y transformadoras como la reforma laboral”.