Aprobar la reforma laboral y subir salarios es clave para apuntalar la recuperación

Versión para impresiónVersión para impresión

Es necesario perseverar en la expansión fiscal y una gestión eficiente de los fondos europeos


Se consolida la senda expansiva de la economía, pero hay que recorrer el camino que falta para completar una salida de la pandemia más reforzados y con un nuevo modelo productivo y laboral.

La información aportada hoy por el INE sobre la evolución de la Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR) del cuarto trimestre, arroja los primeros datos del cierre del año (a falta de los definitivos). Según esos datos, el año cerraría, salvo modificaciones, en un crecimiento anual del PIB del 5,5% en 2021.

Estos datos consolidan la senda expansiva de la economía, lo que constituye una buena noticia. Sin embargo, la recuperación está siendo algo menos intensa de lo inicialmente previsto por la mayoría de organismos.

Esta semana se han hecho públicas las previsiones para el crecimiento del PIB del año 2022 por parte del FMI, que estima que España crecerá un 5,8%, lo que vuelve a rebajar lo avanzado en proyecciones anteriores, pero la sitúa como el país con mayor crecimiento esperado del conjunto de las economías avanzadas, y de los pocos que mejorarían su crecimiento en 2022 respecto a 2021. Además, el empleo ha tenido un crecimiento más intenso que el del PIB, que debe ahora traducirse en mayor calidad.

Ahora, para lograr sobreponerse a la incertidumbre creada por la COVID, se deben mantener los estímulos y el apoyo a todos los posibles afectados. Fundamentalmente, perseverar en la expansión fiscal y una gestión eficiente de los fondos europeos serán las claves del desarrollo económico en 2022.

Mejorar el empleo y subir salarios

El acuerdo sobre la reforma laboral pretende mejorar la calidad del empleo, reduciendo la temporalidad y corrigiendo el fraude en la contratación. Estas medidas, resultado del Diálogo Social, deben tener resultados positivos por sí mismas, pero necesitarán de medidas adicionales como la potenciación de la Inspección de Trabajo o la reforma de las políticas activas de empleo.

Además, la recuperación necesita del impulso del consumo de los hogares, aún débil. Y para eso, es preciso que los salarios crezcan de manera adecuada, teniendo en cuenta el aumento del nivel de precios experimentado sobre todo en la segunda mitad de 2021. No se puede consentir la pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo los trabajadores y las trabajadoras que, para el conjunto del año, se cifra en un 1,6%. Por ello, es imprescindible que los salarios de convenio crezcan por encima del IPC y fijar con carácter retroactivo a día 1 de enero de 2022 una nueva subida del SMI hasta los 1.000 euros.

Datos

Los datos de CNTR publicados hoy por el INE reflejan el tercer trimestre consecutivo con una tasa trimestral positiva del PIB, concretamente de un 2,0%. En términos anuales, la tasa de variación del PIB es del 5,2%, ha subido 1,8 puntos más que en el trimestre anterior. No obstante, es necesario precisar que todavía se trata de datos provisionales.

Por el lado de la demanda, destaca el comportamiento del gasto en consumo final de los hogares que alcanza un aumento del 2,4% respecto al cuarto trimestre de 2020. Además, el gasto de las administraciones públicas aumentó en un 1,3%. Por ende, el incremento del gasto en consumo final se cifra en un 2,0% anual lo que supone un resultado moderadamente positivo. Y, otra de las cifras que sí implica un cambio importante es que el aumento de la inversión en términos anuales sea del 3,7% tras un descenso en el tercer trimestre. Por último, en el sector exterior se registran aumentos anuales tanto en las exportaciones (15,8%) como en las importaciones (11,1%).

En lo que se refiere a la oferta, los sectores económicos en términos anuales registran incrementos en el sector servicios (7,5%) y en la industria (1,2%). En el caso del sector servicios se ha visto fuertemente impulsado por las ramas de comercio, transporte y hostelería (19,4% anual) y por las actividades artísticas, recreativas y otros servicios (10,1%). Por su parte el sector de la construcción registra un descenso anual del 5% mientras que el sector de la agricultura lo hace en un 4,3%. Aun así, es preciso señalar que en términos trimestrales todos los sectores han crecido.

En lo que respecta al empleo, destaca el ligero incremento de las horas efectivamente trabajadas en un 0,2% trimestral, variable que se suele tomar de referencia sobre todo en épocas atípicas como la actual. Mientras que por su parte los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo recogen un incremento del 1,3% en términos trimestrales. Sin embargo, comparado con el mismo trimestre de 2020 los aumentos son de un 2,9% en el caso de las horas efectivamente trabajadas y de un 6,4% en lo que se refiere a los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.